Fernando Pessoa – Oda a la noche

Fernando Pessoa
Oda a la noche (Ode alla notte)
extraído de:
“Poemas de Álvaro de Campos,
Dois Excertos de Odes”
Traducción: Nidia Hernández 
Leído por Luigi Maria Corsanico

Spiegel im Spiegel Arvo Pärt

************************************************

Dos fragmentos de las odas
(Fin de las odas, por supuesto)

……………………

Ven Noche antiquísima e idéntica,
Noche Reina destronada al nacer,
Noche igual por dentro al silencio, Noche
Con las estrellas, lentejuelas fugaces
En tu vestido bordado de Infinito.
 
Ven vagamente,
Ven levemente,
Ven sola, solemne, con las manos menguadas
De lado, ven
Y trae los montes distantes al pie de los árboles cercanos,
Funde en un campo tuyo todos los campos que veo,
Haz de la montaña un bloque sólo de tu cuerpo,
Atenúale todas las diferencias que veo de lejos,
Todos los caminos que la suben,
Todos los distintos árboles que la hacen verde-oscura a lo lejos,
Todas las casas blancas y con humo entre los árboles,
Y deja sólo una luz y otra y otra más,
En la distancia imprecisa y vagamente perturbadora
En la distancia súbitamente imposible de recorrer.
Señora nuestra
De las cosas imposibles que buscamos en vano
De los sueños que vienen a nosotros
al crepúsculo a la ventana.
De los propósitos que nos acarician
En las grandes terrazas de los hoteles cosmopolitas
Al son europeo de la música y de las voces cercanas y lejanas
Y que duelen por saber que nunca los realizaremos
Ven y envuélvenos.
Ven y acarícianos
Bésanos silenciosamente en la frente.
Tan levemente en la frente que no sepamos que nos besan
Sino por una diferencia en el alma
Y un vago sollozo saliendo melodiosamente
De lo antiquísimo de nosotros
Donde tienen raíz esos árboles maravillosos
Cuyos frutos son los sueños que acariciamos y amamos
Por saberlos fuera de lugar en relación a la vida
Ven solemnísima
Solemnísima y llena
De un oculto deseo de llorar
Tal vez porque el alma es grande y la vida pequeña
Y todos los gestos no salen de nuestro cuerpo
Y sólo alcanzamos hasta donde nos llega el brazo
Y sólo vemos hasta donde llega la mirada.
Ven, dolorosa
Madre Dolorosa de las Angustias de los Tímidos
Turris-Eburnea de las Tristezas de los Despreciados.
Mano fresca sobre la cabeza de los humildes con fiebre
Sabor a agua sobre los labios secos de los Cansados
Ven, de lo más profundo 
Del horizonte lívido.
Ven y arráncame
Del suelo de la angustia y de la inutilidad
Donde presumo.
Arráncame del suelo, margarita olvidada.
Hoja a hoja lee en mí no se qué señal
Y deshójame a tu gus
 A tu agrado silencioso y fresco.
 Una hoja de mí manda hacia el Norte
 Donde están las ciudades de Hoy que tanto amé;
 Otra hoja de mí lanza hacia el Sur,
 Donde están los mares que los Navegantes abrieron;
 Otra hoja de mí tira al Occidente,
 Donde arde apasionado todo lo que tal vez sea Futuro
 Que yo sin conocer adoro;
 Y la otra, las otras, el resto de mí
 Lánzalo a Oriente
 Al Oriente de donde viene todo, el día y la fe,
 Al Oriente pomposo y fanático y caliente,
 Al Oriente excesivo que yo nunca veré
 Al Oriente budista, brahmánico, sintoísta,
 Al Oriente de todo lo que no tenemos.
 Y todo lo que no somos,
 Al Oriente donde, quién sabe, Cristo tal vez
 Aún viva hoy,
 Donde Dios tal vez exista realmente decidiendo todo…
 
Ven sobre los mares,
 Sobre los mares mayores,
 Sobre los mares sin horizontes precisos,
 Ven y pásale la mano por el costado a la fiera
 Y cálmala misteriosamente,
 Oh domadora  hipnótica de las cosas que se agitan mucho
 Ven, cuidadosa,
 Ven, maternal,
 Paso a paso enfermera antiquísima, que te sentaste
 A la cabecera de los dioses de fes ya perdidas,
 Y que viste nacer a Jehová y a Júpiter,
 Y sonreíste porque todo es falso y es inútil.
Ven, Noche silenciosa y estática,
Ven a envolver en la noche con tu manto blanco 
Mi corazón
Serenamente como una brisa en la tarde leve.
Tranquilamente como un gesto materno acariciando.
Con las estrellas reluciendo en tus manos
Y la luna máscara misteriosa sobre tu rostro,
Todos los sueños suenan de otra manera
Cuando tú vienes
Cuando tú entras bajan todas las voces.
Nadie te ve entrar.
Nadie sabe cuando entraste,
Si no de repente, viendo que todo se recoge.
Que todo pierde las aristas y los colores.
Y que en el alto cielo aún claramente azul
Ya creciente nítido, o círculo blanco,
 o mera luz nueva que viene,
La luna comienza a ser real.

 

 

 

Un pensiero su “Fernando Pessoa – Oda a la noche

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...